10 dic. 2008

¿Permisividad o Autoridad?


Interesante artículo, pero a mí eso de que una noticia no se firme... Será cuestión de leer el libro de la autora Asela Sánchez Eneas, "Niños y adolescentes difíciles: evaluación, diagnóstico, tratamiento y prevención".

Hoy he refrescado algunos de los conocimientos adquiridos en el transcurso del postgrado que cursé en Cuenca el año pasado. Recuerdo al profesor Yubero, que nos explicó la teoría y la realidad en este tema: violencia y juventud. Algunos casos eran asombrosos, pero se contradecía con la teoría, pues en entornos familiares muy restrictivos también se dan situaciones de violencia.

Pero te pones a pensar detenidamente, y hay varias teorías. Una es la del artículo comentado anteriormente, sobre la permisividad de la sociedad y/o la familia respecto al joven. Otra teoría es sobre el exceso de autoridad que hace que estas personas acaben petando por algún lado y adopten el mismo patrón de conducta que ha estado controlando sus vidas (incluso sus pensamientos). En los dos casos nos podemos encontrar con jóvenes que utilizan la violencia como medio de consecución de metas, incluso por "hobbie".

Sí, hay que poner límites porque, en un futuro, esa persona aprenderá a ponérselos ella misma. Pero hay que dejarle un espacio vital y libre. Eso sí, cuando se ponen límites, hay que explicar el motivo y el fin del mismo, porque sino sólo se aprende el aspecto negativo de lo que ellos llaman "castigo".

Yo lo tengo comprobrado a lo largo de las "clases de repaso" que he ido dando estos años. Creo que no les ha ido tan mal. Ni les va tan mal.


1 comentario:

Miquel Casellas dijo...

Algo de razón hay. hemos pasado de punta a punta