27 ene. 2014

Dar un nombre

Llevo tiempo dándole vuelta a una idea de negocio. A una necesidad intrínseca que aflora. A unas emociones que buscan su lugar. En mi mente les he dado espacio, incluso hay partes en papel.

Pero he llegado a un punto que no me deja avanzar. Un muro mental. Un bloqueo derivado de una falta de nombre. Sí, de darle nombre. Soy una de esas personas que necesita darle nombre a las cosas para poder seguir avanzando.

Y es aquí donde hay que evitar el run run, que el bloqueo mental pase a ser un muro de piedra sólido, y desconectar. Desconectar de ese foco del plan de empresa. El valioso plan de empresa.

Hoy he ido con dos compañeras más de trabajo al instituto IES Francesc Vidal i Barraquer de Tarragona a hacer una pequeña intervención dentro de la 1ª Semana del FP. A pesar de los fallos técnicos con el vídeo del Making OFF de los Premis Emprèn 2013, ha ido muy bien. 170 personas de público asistente.

Todas las personas han (hemos) coincidido en lo mismo: la necesidad de recibir asesoramiento para hacer tu plan de empresa y, así, conocer bien puntos débiles y fuertes de tu proyecto. ¿Para qué? Para analizar bien la idea y augmentar las probabilidades de éxito.

Hace poco más de un año que empecé a asesorar a personas emprendedoras con sus ideas y sus proyectos. Antes lo hacía desde otra perspectiva y desde otro prisma. Desde otra mirada. Ahora es todo diferente. 

Las cosas suceden por algo. Y yo tengo un plan. Además de un nombre pendiente... Maldito bloqueo mental.

No hay comentarios: