19 jun. 2009

Noches de verbena...

... este fin de semana.




¡¡¡Me voy al pueblo y a las fiestas de Manzaneruela (Cuenca)!!!

Día, ¿me brindas más horas?

A falta de poco trabajo (léase con ironía), voy y me apunto a dos cursos de UOC-SOC. Soy masoca, lo sé. Pero la oferta formativa es muy buena y gratuita, con lo que hay que aprovechar.
El caso es que uno de los cursos, he desistido. La expectativa creada era una, y el temario y enfoque, otro. Así que me he centrado en el de Violencia de Género, por eso de aprender más cositas en este ámbito.
Leyendo el material facilitado por la UOC, me surgen unas reflexiones que quería compartir.
Primero sobre el matiz de denuncias falsas en materia de violencia de género... Haberlas, ailas, pero no sólo en materia de género y/o violencia, sino en general.
¿Has perdido la cámara de fotos? Simulas un robo con fuerza: paga el seguro.
¿Y simular que te atropella un coche y te quedan secuelas para "chupar del bote"?
Seamos realistas, sí que se dan denuncias falsas. Pero, y aquí está el matiz, no es la tónica general ni mucho menos. Es más, las denuncias que salen en las estadísticas del Observatorio de la Violencia son la punta del iceberg de todas las que realmente hay.
Lo que no hay derecho es que se utilice este argumento para tener más audiencia en un telediario o vender más periódicos.
"Hombre pasa en prisión 1 año por supuestos malos tratos y ahora sale libre por una denuncia falsa".
Seguro que leemos la noticia, ENTERA. La diferencia está en que unas personas pensarán "no hay derecho, esto de los malos tratos está de moda y todas se suben al carro. ¡Sólo quieren aprovecharse de la situación!"; y otras, pensaremos "¿Tanta lucha de años con la Igualdad y ahora vienen con noticias de estas para tirar todo por los suelos? ¡Sólo quieren aprovecharse de la situación, y vender más periódicos...".
La otra reflexión que quería haceros, precisamente va en relación al trato que se da en los medios de comunicación sobre este tema. Estas noticias tienen doble filo. Me explico.
Por un lado, el hecho de que salgan a la luz los casos (que recordemos que "Son todos los que están, pero no están todos los que son"), conciencia a la sociedad de todo lo que sucede. Lo hace visible, sí. Pero... también lo hace "natural", sobre todo según se trate la noticia acostumbrándonos a que en nuestra sociedad (mundial) toleramos/aceptamos cierto grado de violencia. Realmente, ¿a quién le importa cómo se ha asesinado a esa mujer? ¿Es relevante? El resultado es el mismo: Violencia de Género.
Personalmente, creo que esto está muy relacionado con lo que sucede en temas de muertes de tráfico. Nos ponen en la radio, tele y demás las personas muertas que hay cada fin de semana o época de vacaciones, para que tengamos conciencia y acostumbrándonos a que, en "esta vida" la gente también muere en accidentes de tráfico. Tolerando y aceptándolo.
Sé que es una manera fría de ver las cosas, puede que me equivoque, pero recuerdo las campañas de la DGT (muy duras, sí), las de Antena 3 con la localización de puntos negros... ¿y las soluciones? No sirve de nada que sepamos donde hay un punto negro si no se hace nada por solucionarlo.
Y en materia de violencia, pasa igual. El exceso de información o la información sin límite a nivel de medios de comunicación, puede ser peligrosa para nosotr@s mism@s.

2 jun. 2009

Falta de educación

Ayer lunes, después de un fin de semana arrastrándome por los rinconcitos de mi casa por culpa de un virus, acudí a mi médico. Cual fue mi sorpresa que al llegar el Centro de Salud había más voces que un día cualquiera en la plaza del mercado.
Por lo visto, desde hace ya un tiempo, se dan las recetas y papeleos varios, en la primera planta del centro médico, justo al lado de las consultas. Allí se pueden ver personajes varios como cual megáfono en boca. Recordemos que al médico también van personas que están enfermas, no sólo las personas que acuden a por sus pertinentes recetas.
El colmo es cuando se hacen las 12 y pico y acuden con los niños, que los pobres no tienen culpa, claro está, son eso: niños. Pero estar con la cabeza agachada por un dolor insoportable... comentar a las administrativas que POR FAVOR pidan bajar el volumen y ni te hagan caso las 3 veces que acudes... escuchar como se pelean personas por las voces... que salga el médico y ni se escuche a quien nombra... y para colmo, una gran señora te grite justo en la oreja "Keviiiiiiiiiin" porque su nieto (pobre nieto) ha ido a una puerta donde ha visto un dibujo, y tenga la poca vergüenza de decir que no ha gritado...
Conversación:
La Gran señora: "Keviiiiiiiiiiiiiiiiin" (todo el mundo se calla y la gente se gira a mirarla)
Yo: "Oiga señora, no grite por favor"
La Grandisisima señora: "Oye chata, que yo no he gritado eeeeeeeh" (de nuevo, a voces)
Yo comatosa: "Mire señora, no tengo ni ganas ni estoy en condiciones de discutir, pero usted ha gritado tanto que la gente se ha callado y el niño se ha paralizado, así que no tenga la poca vergüenza de decirme que no ha gritado. Recuerde que estamos en un centro médico, no en la plaza del mercado".
La Honorable Señora: "Mira niña, si te molesta..."
Yo cansada (porque si hubiera estado bien...): "Mire gran señora, usted no ha gritado. Tiene toda la razón del mundo. Y no se preocupe que ahora mismo le saco la alfombra roja para que pase y no le moleste nadie".
Y aún con la poca vergüenza de decirme que por qué no mandaba mandar callar a los demás y sólo a ella. ¿Tengo que ser un policía? ¿Dónde queda el respeto por los demás? ¿Tan difícil es reconocer que es más fácil echar un grito que mover el pandero a donde está el nieto? Hay que jod.....
A ver si idean una manera de hacer callar al personal, porque allí también acuden personas enfermas que lo que menos necesitan es escuchar esos gritos y tener esas discusiones por falta de educación. Y mañana de vuelta al circo romano de la sala de espera.