30 ago. 2009

Macaco en el Cambrirock 2009


Agosto de 2009, Cambrils.
Un concierto muy esperado desde hace años, con el disco anterior, y que no defraudó en ningún aspecto.
Si hubiera que destacar algo, sería la espectacular puesta en escena y el buen ambiente. Los 45 minutos de retraso en el inicio merecieron la pena. Lo peor es la organización para llegar al recinto: pequeños cartelitos en zonas de Cambrils y una página web que tampoco ayuda mucho para aclararse. Pero me quito el sombrero ante la organización dentro del recinto: 3 barras, 3 sitios para la venta de tickets, vasos de plástico gratis y bastante grandes, tiendas dentro del recinto, una gran zona de aparcamiento en la misma puerta del recinto... Chapó.
Pero quisiera "presentaros" a Joel. Es un niño de 6 años con un grave problema de salud y necesita un transplante de médula ósea, que su familia no puede donar por incompatibilidad. Posiblemente hayáis escuchado y/o leído su caso en los medios de comunicación. En el recinto del CambriRock tenían una carpita para poder informar a las personas que allí estaban y concienciar de la necesidad que hay en los bancos de sangre de nuestra provincia, Tarragona. En los hospitales públicos de Tarragona y Reus os podrán dar más información, al igual que el Ayuntamiento de Cambrils.

Necesidad de café

Mañana es el gran día: La vuelta al curro. Con sus idas y vueltas, lo positivo y lo negativo. Así que a preparar el café que seguro que hará falta mañana...

19 ago. 2009

Un agosto diferente

Normalmente paso todo el mes de agosto en mi pueblecito conquense. El poder dormir con la ventana cerrada y arropada con una colcha de entretiempo, más el ver a l@s amig@s de siempre y conociendo gente nueva, no tiene precio. Pero este año, dados los cuidados de la abuela y las "historias de familias nada positivas", me he venido a casa antes. Y es que no hay nada como estar en casa. O eso debería ser. En fin.


Pero vayamos a lo positivo del verano. Unas fiestas en San Martín de Boniches de escándalo gracias a la Comisión de Fiestas que se estrenaba con mucha ilusión y energía. Chic@s, me quito el sombrero ante vosotros. Las personas que hemos estado dentro, sabemos el esfuerzo (durante todo el año) que acarrea estar en la organización. Tiras y aflojas siempre hay, pero eso hace que para la próxima vez, todo sea mucho mejor. ¡¡Un 10 por vosotr@s!! Han hablado muy bien de las fiestas de nuestro pueblo por toda la comarca, y eso es un buen síntoma. Y lo que más me gusta de esta comisión es que aceptáis nuevas sugerencias y las estudiáis con detenimento por el bien del pueblo y de su gente. Empezando por el programa de fiestas tan variado, siguiendo por las nuevas maneras de hacer, sobre todo con la manera de repartir en la merienda-cena y pasando por el hacer de nuevo camisetas y demás souvenirs.
Y el agosto diferente también se debe a que ha faltado gente en las fiestas. No sólo las personas que ya se han ido, sino las que no han podido dejarse caer por el trabajo. Esto cada vez pasará más, y es que nos hacemos mayores, pero por los que vienen pisando fuerte detrás, sigamos con las fiestas de nuestro pueblo. Nuestro San Martín de Boniches.


P.d: Gracias a todas aquellas personas que me han brindado un hombro este verano. No se olvida. No os olvido.
I LOVE SAN MARTÍN DE BONICHES

6 ago. 2009

Lipotímias gracias a la Renfe

Después de hacerse habitual el ir seleccionando el asiento donde vas a aposentar el trasero durante los 36 minutos (¡ja!) que dura el trayecto de Calafell a Gavá y pasar de vagón a vagón sin conseguir ver un asiento en condicions higiéncas, en verano llega el suplicio del aire acondicionado.


Ayer a las 15:25 horas de vuelta a Calafell, el tren iba SIN ENCENDER el aire acondicionado. El termómetro marcaba 27º, pero iba mal seguro. Aquello era un horno y los mareos continuos. Cuando ya casi estaba a punto de tirar de la palanca de emergencia del vagón, el tren se paró en Sitges. Pensé: "Vaya, algo que funciona tan bien en la Renfe que hasta se para el tren antes de que tires de la palanquita. Esto es tecnología puntera y lo demás son tonterías.". Pero no era eso. ¿Cómo iba a ser eso? ¡¿En qué estaba pensando?! Simplemente, otra persona, se desmayó antes en otro vagón y el tren ya esperaba a la ambulancia.


Después de 15 minutos, pasaba el tren a Vilanova i la Geltrú. Me subí. ¡Qué fresquito! No no, no era fresquito. Era normalidad, pues ahí sí tenían el aire acondicionado encendido. ¿Temperatura? mmm a ver... 27º, también, con la leve diferencia de que posiblemente sí que fueran reales. Me voy a sentar... ¡wow! El tren está limpio como una patena. Ahora resultará que hay trayectos de primera y trayectos de fin de cola (no digamos de segunda).


A las 16:35 horas llego a Calafell. Una hora y 10 minutos. Sin comer. Y aún me toca llegar a Vendrell en coche. Pero tengo tal cabreo, que decido hidratarme y dirigirme al amable señor de la Renfe de Calafell, que por cierto, creo que debe tener acciones en la compañía porque las veces que he ido a reclamar billete por demora, siempre me ha puesto pegas. Que curioso, hoy no dice nada. Me da el billete y noto un fresquito que sale por la ventanilla... El aire acondicionado a tope ... ¡¡¡y en los vagones mareados y con lipotímias!!! Reclamación formal a Renfe y a la espera de noticias.


A la que me voy, unos "güiris" (como dice mi abuela) se acercan a la ventanilla a preguntar el motivo por el que el tren hacia Barcelona de las 16:38 horas no sale y tienen que esperar al de las 17:08 horas. El amable señor de la estación de Calafell no sabe ni qué contestar... A lo que les comento: "Esto es Renfe. Bienvenidos".





Moraleja... porque siempre hay una moraleja... mmm... no se me ocurre... ¡Ah, sí!



Si vas a viajar en la Renfe en los meses de verano, no olvides el abanico. O pozales de hielo.

2 ago. 2009

Uno de los grandes en autosuperación

Ayer, en la carretera de Vendrell a Calafell me encontré con el ciclista Juanjo Méndez, desgraciadamente inconfundible.
Cuando llegué a Cubelles, lo comentamos con los amigos, que por lo visto también se lo habían encontrado por la zona de Badalona.
Os dejo el link de un reportaje al ciclista en el Periódico de Catalunya.
Me impresionó, sí.