3 ene. 2011

Sonríe y no busques, así encontrarás

No hay que cabrearse con uno mismo por el hecho de que las cosas no sucedan como uno espera.
Ya vendrán, o no.
Simplemente hay que disfrutar del momento y aprender de todas las oportunidades que se nos brindan.



La sonrisa y la felicidad de uno mismo, dependen de ello.



[I., la mayoría de las veces, es eso lo que te sucede y lo sabes]

3 comentarios:

Anónimo dijo...

totálmente de acuerdo!!!...ayer por fín me hicieron sonreir de la manera que estaba esperando tanto tiempo.....pero no hay que olvidar que la sonrisa depende de nosotros mismos y que día a día tenemos que dedicársela a todos los que nos hacen sentir especial....besiiitos

Miquel Casellas dijo...

pues si. se feiz i no mires la razon

Beita dijo...

exacte, Miquel, exacte!