15 may. 2008

Entrevista de trabajo + regalo

Después de 1 hora de trayecto entre El Vendrell y Tarragona, donde hay 33 kilómetros de distancia, y 30 minutos para aparcar en una Tarragona levantada en obras y con los nervios a flor de piel, me dirijo a almorzar con Sareta sorprendemente relajada.



No se puede ir a una entrevista de trabajo con el estómago vacio o con lo desayunado ya en los pies, 1 hora y media después... Hecho de menos algunas cosas de mis andadas de estudiante universitaria, pero evidentemente, los horrores del tráfico tarraconense no es una de ellas.



La entrevista bien, bastante bien, diría yo (aunque eso lo podría decir mejor Albeta). Ahí está y ya veremos cómo va. Y la vuelta al coche, con sorpresa. Allí donde he aparcado durante años sin problemas junto con otros conductores (aunque esté mal aparcado), ayer encontré una "receta" y no precisamente culinaria. Sí, una multa por mal estacionamiento. ¿Cabreo? ¿Disgusto? No, es que hay guarderías que pagar... Asumo mi culpa y error. De todo se aprende. Y todo se tiene que pagar, de una manera u otra.


Y entonces me pregunto...



¿Tan disparatada sería esta propuesta de la imagen?

Sí, es una locura...

1 comentario:

Miquel Casellas dijo...

A ver que te dicen. Almenos que el tema de trabajo sea positivo. La policia en todos los lugares va a saco a poner multas. Especialmente en los sitios donde todo el mundo aparca pero que esta mal. El dia que se le cruzan los cables hace una liempieza y pilla el que pilla. Suerte con la entrevista.