16 may. 2008

Cómica Sorpresa

"... Ahora, en lugar de mis voces, tengo medicamentos para prevenir su regreso. Una vez al día tomo diligentemente un psicotrópico, una pastilla oblonga de color azul que me deja la boca tan seca que, cuando hablo, sueno como un viejo fumador empedernido... Le sigue de inmediato un elevador del ánimo de sabor amargo para combatir la esporádica depresión perversa y suicida en la que, según dice mi asistente social, es probable que me suma en cualquier momento con independencia de cómo me sienta. De hecho, creo que podría entrar en su despacho dando botes de alegría y exaltación por el rumbo positivo de mi vida, y ella seguiría preguntándome si he tomado la dosis diaria. Esta pastillita cruel me estriñe y me hincha por retención de líquidos... Así que tengo que tomar un diurético y también un laxante para aliviar esos síntomas. El diurético me provoca una migraña terrible... combato ese efecto secundario con analgésicos con codeína mientras corro hacia el lavabo para resolver el otro. Y, cada dos semanas, me inyectan un potente agente antipsicótico en el ambulatorio, donde me bajo los pantalones ante una enfermera que siempre sonríe de la misma forma... El problema es que el antipsicótico, que me impide toda clase de conducta maligna o despreciable, o al menos eso me dicen, también me produce un ligero temblor en las manos... También me provoca un ligero rictus en las comisuras de los labios, de modo que tengo que tomar un relajante muscular para impedir que la cara se me convierta en una máscara que asuste a los niños del vecindario. Todos estos mejunjes me recorren a su aire las venas y me atacan en varios órganos, y probablemente embotados..."

[Extracto de "La Historia del Loco", John Katzenbach]
Sí, terminé mi lectura de "El juego del Ángel", de Carlos Ruiz Zafón, y me embarco en un libro pendiente de hace meses. Este fue el principio. Esta fue la cómica sorpresa en las primeras 15 páginas.


¿Defraudará? O mejor aún, ¿es bueno crearse expectativas con la lectura de libros?

2 comentarios:

Miquel Casellas dijo...

No te conosco. Tens rao en el que dius, pero no se qui ets. que tal el llibre del zafon?

Miquel Casellas dijo...

M'alegro que tinguis ja feina i a més treballem a la mateixa empresa. Molta sort. Ens veiem.