15 jul. 2009

Reflexionando

Estos días se habla mucho de la muerte del bebé Rayán (que no Ryan... no todo está bajo la influencia norteamericana...), el neonato hijo de la primera víctima mortal de gripe A en España. Después del calvario que ha pasado esa familia por la muerte de la joven, ahora se suma una negligencia profesional con la consecuencia de muerte del bebé. Pobre familia.
El caso es que han habido unas declaraciones que me han impactado. Aguirre, que para quien ande algo perdido en temas de actualidad es la Presidenta de la Comunidad de Madrid, dijo que "no había ocurrido nada tan grave en un servicio público madrileño" desde que asumió la Presidencia del Gobierno regional. ¿Realmente se cree usted lo que ha dicho? Porque no es que lo haya mal interpretado un periodista, no, es que en los videos usted lo dice claramente... Aquí demuestra que no sabe lo que hay detrás de las 4 paredes de su despacho y de las tantísimas que tiene en su casa. O ser una persona altamente desinformada para estar donde está. Y ojalá se implicara tanto con llegar hasta el final en otras negligencias como lo pretende hacer con este caso. Porque recordemos que este caso no es aislado.
Mi intención no es crear una voz de alarma. Para eso ya están los telediarios y la prensa. Simplemente, reflexionar en cómo se están llevando a cabo los acontecimientos. No nos olvidemos que hay otra víctima, que es la enfermera que erró. "En una obra el responsable es el encargado y no el que le da a la paleta". Que cierto es... Lo peor de todo es que, dado el revuelo, se cortarán cabezas por cortar. A diestro y siniestro. No deja de ser política en el día a día. ¿Alquien se ha preguntado en qué estado estará la enfermera? Equivocarse es de humanos. Sí sí, ha muerto una persona con un fallo. La ley contempla un posible delito penal por negligencia o descuido médico, pero ¿estamos seguros que la culpa la tiene la enfermera? ¿O quién debería revisar su trabajo al ser su primer día en una unidad nueva? Reflexionemos.
Me pregunto qué habría pasado si una mañana, un neonato muriera por una negligencia profesional de una enfermera en su primer día, pero ese bebé no se llamara Rayán ni hubiera saltado a los medios de comunicación la muerte de su madre. Por ejemplo, en un accidente de tráfico... ¿Habría sido lo mismo?
Me pregunto qué habría pasado si una mañana, un neonato muriera por una negligencia profesional de una enfermera en su primer día, pero hubiera sido en una comunidad autónoma donde gobernaran los socialistas. ¿Qué habría hecho la cúpula del PP? ¿Crucificar a Zapatero?
Me pregunto que habría sido de esta historia si la política no se mezclara en el día a día. ¿Habría acabado siendo la muerte de este bebé un número más en una fatídica estadística?
Nos olvidamos que esta es una de las consecuencias de privatizar o concertar hospitales y recursos públicos. Y no hace falta ir tan lejos de casa para saber que el Hospital Gregorio Marañón no es el único que suceden estas desgracias. Los sindicatos han justificado esto por la falta de personal cualificado e indefinido, pero recordemos, que en la Administración Pública también hay mucho personal temporal... Los hospitales no son un caso aislado, de nuevo. La diferencia está en que en unos hay vidas en juego, y en otros (en ocasiones) se juegan el pan que llevarse a la boca, lo que determina (también en ocasiones) el sobrevivir o no.

3 comentarios:

Miquel Casellas dijo...

Vete a los hospitales de por aqui y veras de de vez en cuando los medicos meten la pata. pero claro aqui nadie de se entera de nada. Aqui ha habido errores, este es mas mediàtico, pero en todos los lugares cuecen habas. Lo siento por el y por los muchos anonimos

Anónimo dijo...

No he podido ver las notícias últimamente, me desconecto un poco del mundo, pero algo he podido escuchar de esta notícia.

Cada vez los servicios públicos de este país van a peor. Aunque no podemos quejarnos de nuestro sistema sanitario (envidiable a otros paises supuestamente super desarrollados como el caso de Estados Unidos que tienen q pagar por todo). En la era de la globalización... lo malo también se globaliza, los profesionales de la salud, de los servicios sociales están casi al límite del desbordamiento...

La señora Aguirre debería reflexionar aunque sólo fuera un poquito, y pensar porqué hay tanto personal sanitario que decide irse a paises como el Reino Unido o Irlanda a trabajar.
Será por el clima...
ARM

Tercera Opinión dijo...

Hola Beita, comparto totalmente tu comentario. El hecho de privatizar la sanidad es uno de los peores errores que se pueden cometer.

Con respecto a este tema me gustaría que visitases mi artículo:

Quizás si Rayán hubiese ido por lo privado…

http://www.terceraopinion.net/2009/07/19/rayan/

Un saludo.