2 feb. 2009

Después de la tormenta...

... no siempre viene la calma. ¿Que si hablo del tiempo? Sí y no. Sí porque ¿de qué otra cosa se puede hablar en estos días? Crisis, EREs, paro, tiempo... "Es lo que toca ahora". Bueno, también podemos hablar de la dichosa Renfe que a día de hoy cambia horarios por las fabulosas obras del AVE para el centro de Barcelona, con esa infrastructura tan sumamente prodigiosa que tanto gusta a los catalanes, ya no digamos a los de Barcelona...
Pero no. No voy a hablar más del tiempo ni de esos temas ni nada. De eso ya hablan en la tele y en los bares. Hoy he estado echando un ojo a la prensa local - comarcal del Baix Penedés porque me comentaron que había noticias del ERE de Cristalería Española del Arboç, por saber que cosas se han publicado y que cosas han dejado fuera. Sí, hay cosas que se han omitido, pero como en toda noticia que puede alarmar a la sociedad trabajadora y desmoralizar más a la población parada.
Entonces ha sido cuando me he encontrado con una noticia "secundaria", porque recordad, que el tema de moda es el viento y sus destrozos. Si no, no estás "en la onda". En esa portada se puede ver la gran importancia que se da al viento y sus destrozos. Sí. Y fuera la ironía y el juego de palabras, da miedo pensar la que se ha armado y la que se seguirá armando en tierras donde no estamos acostumbrados a esos temporales. Es cierto. Es noticia. Pero lo que me ha llamado la atención es la parte de abajo de la portada. En ella (para los que no conozcáis el catalán) viene a decir que una técnica de un ayuntamiento de la zona ha denunciado los desvios de fondos públicos, en Calafell. Lo jodido de esto (permitidme que se note mi cabreo en mis palabras) es que, en teoría (que quede claro que no digo nada que no ponga en el diario...), se viene arrastrando desde el otro gobierno... Y no se he encontrado una solución.
En otras de mis actualizaciones ya comenté lo de los fondos públicos. Me cabrea enormemente que nos tomen el pelo de esta manera. Y no digo que esto sea Pinto, pero tiene un aire a Marbella que no me gusta. Que si uno se lleva un boli del trabajo a casa, sí, quien más y quien menos ha hecho algo similar. Que si uno tiene que ir a hacer un recado por cuestiones de trabajo y tarda más de lo normal, sí, también. Pero que uno "presuntamente" (otra palabra muy de moda, ¿eh?) se aproveche del dinero de los contribuyentes y, después, a la mínima nos embarguen o amenacen con sanciones si no pagamos los impuestos... La futura prisión del Catllar tiene 750 plazas para reclusos. Puede que ya se quede corta la previsión.
Y como bien dijo un colegui el otro día por facebook "que nadie me hable del tiempo hoy".
Pd: Esto de la apariencia de las entradas del blog vuelve a fallar.

1 comentario:

Miquel Casellas dijo...

Bon esport llegir la premsa local. Així t'assabentes del que ha passat. Que vagi molt bé l'ERE de la Cristalera que sigui el més suau possible