7 dic. 2013

Adiós, Llibreria Canuda

Barcelona y sus calles llenas de cultura y de historia. Esa historia que tanto me ha fascinado y me fascina desde tiempos de instituto. Conocer lo que somos a raíz de lo que fuimos, gracias a lo que nos cuenta nuestro círculo de amistades y conocidos, y gracias a los libros. Los libros que devoro.

La Llibrería Canuda era una de las visitas casi obligadas a la Barcelona de a pie. A la Barcelona fuera de los centros comerciales. Una sala de arte, como bien decía su rótulo de la entrada. A pesar de que tenía que entrar con la boca tapada por mi insufrible alergia, allá que iba. Como dice el refrán, Sarna con gusto no pica.

Vi en la prensa que la cerraban, pero no fui consciente de ello hasta el pasado 5 de diciembre me puse ante la puerta, miré hacia dentro y vi lo que os muestro en la fotografía. Supongo que la cara de sorpresa fue enorme, y por ello la persona que dirigía las obras me dijo: "Entra. Haz las fotografías que quieras". Pena. Una pena inmensa. 


Algunas personas pensaréis "Pero si se traslada a Sant Cugat. Ves allí". La Llibreria Canuda es parte de la historia de Barcelona, de su Cultura. Desaparece para poner un Mango. Sí, un Mango que es tan sumamente necesario. En siglos pasados Barcelona era un referente cultural, de artistas diversos. Hoy en día, los turistas que la visitan buscan este lado de Barcelona, no la ciudad llena de tiendas, sino la cuna de la cultura.

Los recortes, la crisis, la mala gestión... Pasarán los años y este hecho pasará a la historia como un mal ejemplo de lo que NO hay que hacer. Pasarán los años y sólo podremos cerrar los ojos para recordar esos lugares especiales de Barcelona. Porque ya no existirán por la voluntad de unas personas, no de un pueblo. 

Como bien decía el hombre al que estaban entrevistando cuando entré en la librería, con voz entrecortada: "Quien ha cerrado esto para abrir un Mango, se lo puede meter por...". Sí, por ahí, señor.

No hay comentarios: