16 dic. 2010

No sólo importa el vino



Me gusta el vino. Me encanta el vino. Mucho más que el cava, la verdad, y eso que "vivo entre viñas". Y el tinto... el que más. Puede que me venga de familia conquense la historia, pero el caso es que en mi casa, nunca falta una buena botella de vino.

Pero una de las cosas importantes, es la copa donde lo tomas. Prefiero las copas grandes donde el vino pasea y se airea. Nada de vasitos chatos, como me decía mi amiga Sori el otro día. Lo suyo son las copazas.



En los bares y restaurantes (y mucho más en las bodas), tienen la manía de ponerte una copita de vino. La del agua suele ser la más grande. Yo las cambio, que queréis que os diga...

Me quedo con la primera de la fotografía, aunque si fuera recta en lugar de hacia dentro, mejor que mejor.

Ea, cada uno tiene sus manías... :D

2 comentarios:

Miquel Casellas dijo...

jo prefereixo el vi afruitat blanc fresquet està bonissim.

Beita dijo...

Bueno, "aceptamos barco" jaja Aquest també m'agrada molt, però molt fresquet. Tens raó.