21 may. 2011

Pérmitanme unas palabras

Pero no son mías. Son de mi amigo Ernesto Torrico y han sido leídas en facebook junto con uno de los vídeos y fotografías que está recogiendo de la mismísima Puerta del Sol. Una envidia sana la mía, por la oportunidad que está teniendo, de vivirlo en directo y de gritar a coro.

[Ernesto, eres GRANDE, muy grande. No esperaba menos de ti]

Que esto sea sólo el comienzo; el comienzo de la organización, de las comisiones barriales, de la hiperactividad política del ciudadano medio con interés... tiempo y paciencia... esta revolución es nuestra, única, respetuosa, limpia, fraternal. La madre de las revoluciones de la Europa post-contemporánea... desde ahora, el mundo nos envidia, a nosotros, a los españoles de a pie, a los que sintieron con pasión desmedida que era su momento para reunirse y gritar para luchar contra tanto sedante del poder establecido. únicos e irrepetibles.

No hay comentarios: