28 may. 2012

Catedral de Cuenca


Leer. Viajar. Escuchar. Observar. Sentarme a ver a la gente pasar en un lugar. Oler. Notar la brisa. Cerrar los ojos y escuchar el ruido… Fotografiar… Puedo decir tantas cosas pero tan difícil de explicar…

Miguel Ángel Albares, gracias por la oportunidad. Por poder sentir esos cambios de luz y buscar su huella. Por la accesibilidad. Por poder pasear por la catedral con las luces apagadas. Por la tranquilidad de sus rincones. Por ayudarme a viajar en el tiempo y acordarme de tantas lecturas hechas. Por pensar en mí para esta idea.

Ahora “sólo” me quedan unas cuantas horillas de trabajo para arreglar y montar las fotos. Únicamente espero que se note en las fotografías lo que las luces y ruidos de la Catedral me transmitieron, lo que vi en esos detalles, y que todo ello sirva para algo positivo :) 

¡¡¡GRACIAS!!!

No hay comentarios: