21 nov. 2010

Consecuencias de tener jefes chupasangres

Os voy a contar una historia. Trabajo en un centro de estética en Barcelona. Bueno, trabajaba hasta hace poco. Nuestra jornada laboral es hasta las 20:00 horas, pero llevo meses acabando a las 23:00 horas... Ya acumulamos más de 70 horas de exceso este año... ¿a ti te las han pagado? Porque a mí no... Tampoco creo que me las paguen ya.
Hace unos meses salí a las 23:00 horas del centro corriendo porque mi autobús pasa a las 23:05, después de pedir que me dejaran salir y negárseme la posibilidad. Voy a trabajar en transporte público porque no me llega para gasolina... El caso es que visualizo el autobús, empiezo a correr, pero no veo un agujero que hay... Y meto el pie. Acabo en el médico con una baja que va para largo... Esto no pinta bien... A una compañera que tenía antes, le pasó lo mismo y la acosaron de tal manera, que se fue... Y yo tengo que hacer hasta rehabilitación...
El caso es que vuelvo, con la artilleria cargada porque claro... van a ir a por mí. Está el precedente de mi ex-compañera de curro. Pero yo no cederé, porque soy indefinida y lo necesito por la hipoteca. Uy, me llama el jefe al despacho. Entro y hay varios papeles encima de la mesa. No voy a firmar. ¿Dónde va este hombre? ¡¿Ha cerrado el despacho con llave?! ¡¿Qué dice?! ¡¿Qué hasta que no firme no saldré de allí?! He calculado lo que me corresponde de finiquito por todo este tiempo, 9.000€, ¡¿3.000€?! ¡Este se ha flipado! Voy a llamar a un abogado que conozco. ¡¿Qué no me deja llamar?! Esto se está poniendo muy chungo... Está empezando a decir sandeces, pero tengo que concentrarme, tengo que decidir... Después de un rato... He firmado.
Esto no me ha sucedido a mí, pero sí a una persona que conozco. Y no ha podido pelear. Le pudo más la presión del momento, a pesar de ser temperalmental y tener las cosas muy claras. Y las amenazas han seguido: "Ni se te ocurra denunciarnos porque vamos a por ti". Sin más pruebas que la palabra, sin nada más que hacer que levantar la cabeza y sonreir al echar los CV, porque con la cabeza agachada no se puede ir a buscar trabajo.

1 comentario:

Miquel Casellas dijo...

hi ha jefes que es passen un ou igual que hi ha treballadors que es pasen pero aquests darrers acostumen a durar poc