6 ago. 2009

Lipotímias gracias a la Renfe

Después de hacerse habitual el ir seleccionando el asiento donde vas a aposentar el trasero durante los 36 minutos (¡ja!) que dura el trayecto de Calafell a Gavá y pasar de vagón a vagón sin conseguir ver un asiento en condicions higiéncas, en verano llega el suplicio del aire acondicionado.


Ayer a las 15:25 horas de vuelta a Calafell, el tren iba SIN ENCENDER el aire acondicionado. El termómetro marcaba 27º, pero iba mal seguro. Aquello era un horno y los mareos continuos. Cuando ya casi estaba a punto de tirar de la palanca de emergencia del vagón, el tren se paró en Sitges. Pensé: "Vaya, algo que funciona tan bien en la Renfe que hasta se para el tren antes de que tires de la palanquita. Esto es tecnología puntera y lo demás son tonterías.". Pero no era eso. ¿Cómo iba a ser eso? ¡¿En qué estaba pensando?! Simplemente, otra persona, se desmayó antes en otro vagón y el tren ya esperaba a la ambulancia.


Después de 15 minutos, pasaba el tren a Vilanova i la Geltrú. Me subí. ¡Qué fresquito! No no, no era fresquito. Era normalidad, pues ahí sí tenían el aire acondicionado encendido. ¿Temperatura? mmm a ver... 27º, también, con la leve diferencia de que posiblemente sí que fueran reales. Me voy a sentar... ¡wow! El tren está limpio como una patena. Ahora resultará que hay trayectos de primera y trayectos de fin de cola (no digamos de segunda).


A las 16:35 horas llego a Calafell. Una hora y 10 minutos. Sin comer. Y aún me toca llegar a Vendrell en coche. Pero tengo tal cabreo, que decido hidratarme y dirigirme al amable señor de la Renfe de Calafell, que por cierto, creo que debe tener acciones en la compañía porque las veces que he ido a reclamar billete por demora, siempre me ha puesto pegas. Que curioso, hoy no dice nada. Me da el billete y noto un fresquito que sale por la ventanilla... El aire acondicionado a tope ... ¡¡¡y en los vagones mareados y con lipotímias!!! Reclamación formal a Renfe y a la espera de noticias.


A la que me voy, unos "güiris" (como dice mi abuela) se acercan a la ventanilla a preguntar el motivo por el que el tren hacia Barcelona de las 16:38 horas no sale y tienen que esperar al de las 17:08 horas. El amable señor de la estación de Calafell no sabe ni qué contestar... A lo que les comento: "Esto es Renfe. Bienvenidos".





Moraleja... porque siempre hay una moraleja... mmm... no se me ocurre... ¡Ah, sí!



Si vas a viajar en la Renfe en los meses de verano, no olvides el abanico. O pozales de hielo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Cuántas historias podriamos contar de Renfe!!!

yo hace unos años ya, en pleno invierno habían puesto a tope la calefacción, y yo con mi abrigo, mis guantes mi bufanda, fue insoportable y me desmayé, "por fortuna" no llegué a caer al suelo porqué al ir en plan lata de sardinas era imposible q me cayera. . Bones vacances Bea!! me voy a Viena a pasar mejor las calores... Anna. (me voy en avión.. qué miedo..)