17 may. 2009

Tiene algo que...


No me gusta nada tener que ir a Barcelona, no voy a negar lo evidente. Me pone nerviosa. Tantas prisas, tanta gente. Yo que vivo sin reloj desde la temporada que viví en Cuenca. Una ciudad donde se hacen las cosas cuando se debe "Ay, son las 2 de la tarde. Hay que comer, pero no tengo hambre... Pues ya comeré". Sí, eso es vida. Eso es vivir.
Pero a Barcelona siempre toca ir por algo, y hay que ir con paciencia y tiempo, mucho tiempo. Porque entre carreras y pitidos, humos y ruidos, miradas perdidas y otras tantas fijas, hay que estarse un ratito para pasear por la Avenida Portal de l'Àngel. Lo recomiendo. Con un poco de suerte, deleitarse con lo que nos ofrecen personas como las de la imagen.

Lástima que no se pueda apreciar en la imagen el señor mayor, con boina y bastón, y esa alegría que desbordó con su baile personal y su ritmo continuo. Lo mismo en youtube aparece algun video, porque fue el centro de atención de muchas cámaras aquella tarde de invierno.

1 comentario:

Miquel Casellas dijo...

Ebhorabona per tornar a escriure. estaves out molts dies.