26 nov. 2015

Harta del racismo

En las últimas semanas, estoy leyendo en facebook muchos comentarios racistas e intolerantes después de los atentados en París. Pero hay algunos que duelen especialmente por parte de personas que "hablan por hablar".

En una noticia de prensa de Radio Televisión El Vendrell sobre la condena de la comunidad musulmana de esta localidad (bueno, en varias noticias de este tema), se pueden leer comentarios del estilo "¿Qué Ban a decir?". Obviemos el tema que Van, del verbo IR, va con V. Centrémonos en otro aspecto del comentario, o comentarios de este tipo.

Esto es muy sencillo. ¿Todos los españoles bailan sevillanas? NO. ¿Todos los catalanes bailan sardanas? NO. O en lugar de hablar de conocimientos (y ortografía...) y en cultura, miremos el ombligo de nuestra historia reciente... ¿Todos los españoles son o fueron etarras? NO. Es muy fácil mirar a otro lado cuando nosotros mismos tenemos situaciones similares...

Es evidente que tampoco todos los musulmanes son terroristas, y quien diga lo contrario, es que no tiene el placer de conocer a ninguno de ellos. Entiendo el miedo ante hechos y actos de tal violencia como son las masacres humanas, pero no nos dejemos llevar por el recurso fácil de "Qué van a decir". La comunidad musulmana que rechaza el terrorismo, lo hace porque lo siente. No busquemos lo que no existe.

Estoy HARTA de tanto racismo y de tanta violencia gratuita a través de las palabras. A través de pintadas. A través de pegatinas. A través de desprecios en la cola del supermercado. De miradas de reojo. De miradas por encima del hombro.

Estoy HARTA de que la falta de cohesión social esté tan presente en El Vendrell, y de la falta del buen trabajo desde muchas partes. Y sobre todo, estoy harta que se utilicen intereses propios a nivel político para no mover ni un dedo o para moverlos todos para crear crispación, rotura social y engaños a quienes les siguen. Tener tanto tiempo libre y rabia contenida interior, al final hará petar a las personas.

Y ahora decid lo que sintáis y queráis. Yo también lo hice, pero la diferencia es que yo lo hice, como muchas otras personas, desde el respeto y la educación. Pero recordad, que todos fuimos inmigrantes en un momento de nuestra vida, ya sea el ahora o el de nuestros antepasados.

Salud.

No hay comentarios: