20 ene. 2010

Intentando volver

En las últimas semanas ha sido raro no ver en los blogs, noticías, emails, sms o messenger frases con los mejores deseos para todo el mundo en este nuevo año. No puedo hacerlo. No lo hago. No me gustan las Navidades y la verdad es que no me han gustado nunca. Seré rara. ¿Soy rara? Puede. Estoy en ese grupito de personas que desean volver a la rutina después de este kit kat obligado.


De momento, este 2010 ya me ha dejado la primera lección y el primer consejo: "Las apariencias no engañan, pero te pueden enseñar muchas cosas, aunque ni las veas venir ni lo parezca". Resulta contradictorio, ¿verdad? Y es que lo esperado viene dado, en muchas ocasiones, por lo que uno ve a simple vista. Y según ello, actúa. Lioso, lo sé. Ahora iréis entendiendo.


Por ejemplo, una persona puede ver que otra es una "púas" y no porque chinche, pinche o demás sinónimos, sino porque aproveche la mínima oportunidad para dejarte con el culo al aire y marcarse un tanto. Y si es en público (el que sea...), mucho mejor. De esto aprenderás que en la vida TODO vale, que siendo una "púas" PARECE que te irá mejor. Pero otra cosa que puedes aprender de todo esto, es que, como bien dice el refrán "A cada cerdo le llega su San Martín". Lo malo es cuando algunos cerdos llegan a media vida para esperar su San Martín.


A lo que iba, que mi intención no era transmitir negatividad. El caso es que después también te pasan otras cosas, como la semana pasada. Donde una persona te enseña que aunque se haya equivocado a lo largo de casi toda su vida (y hay que tener en cuenta que es muy duro admitir eso en voz alta), aunque tenga varias etiquetas muy negativas marcadas por la sociedad y esos errores pasados (ya pagados), aunque la vida le responda como quien intenta aniquilar un mosquito con un bazoca..., aún con todo eso, se puede intentar seguir adelante. No se puede borrar lo hecho ni empezar de cero, sobre todo cuando se vive a contrarreloj. Pero sí seguir.

Esta persona, a la que le sería con 40 años mucho más fácil hacer como siempre ha hecho buscar la opción más rápida y con consecuencias positivas mucho más inmediatas, opta por asumir todas las consecuencias e intentar sobrevivir con dignidad. Aunque algunas de esos hechos ya no tengan remedio ni solución posible, aunque tenga que vivir con ello, opta por vivir y no tirarse a la vía del tren. Busca el camino más duro y más largo, aún sin saber si verá el resultado final.

Y es aquí donde se encuentra con otro muro. Nosotros.

Ahora sólo le falta que la sociedad le deje.

Ahora sólo falta que todos le dejemos, le demos permiso para pasar por la puerta. Que duro decir esto.

Porque TODOS, donde yo me incluyo, tenemos prejuicios en cierta medida. MIEDOS. Pero SIEMPRE hay muchas cosas por aprender. De TODOS.







[Gracias, A. Y suerte, mucha suerte]


[Y a ti, la persona púas. No tengas tanto miedo y recuerda que puedes aprender de todas las personas. Ahora sólo falta que tú quieras.]

1 comentario:

Miquel Casellas dijo...

reflexiones como esta te ayudan a entender mejor el mundo