12 jun. 2008

Viaje aplazado

Debido a la huelga y la carencia de carburante entre Tarragona y Madrid, dejo mi viaje a San Martín de Boniches para más adelante. Tampoco están los ánimos allí para muchas fiestas. Son unos días difíciles después de perder a un alcalde único para el pueblo y una persona tan cercana para tod@s.

Pero la vida sigue y el pueblo no puede rendirse ahora. Hay que seguir con lo que Ángel dejó.


Allí al fondo, en La Menglana, están Las Casillas.

Tengo ganas de bajar y bañarnos en el rio de aguas congeladas mientras alguien grita porque ha visto algún insecto llamado martillo o esos cangrejos rojos tan característicos del rio Cabriel a su paso por la Menglana.

Tengo ganas de acampar en la puerta de la casilla, con vistas a esas montañas medio peladas que antaño tenían tantos pinos pero que año tras año vemos más pobladas gracias a muchos esfuerzos.

Tengo ganas de almorzar una buena tortilla de patatas con la bota de vino y hacer pan en el antiguo horno restaurado acompañándolo con unas sardinas "a la lumbre".

Tengo ganas de observar aquella zona donde se nos cayó una sandía y se hizo trizas en menos de 5 segundos y recordar aquellas carcajadas colectivas hace ya casi 15 años.

Tengo ganas porque siempre que se ha hecho me ha dado envidia no poder asistir a esas reuniones de recuerdos y costumbres de nuestras familias.

1 comentario:

Miquel Casellas dijo...

Pues nada a disfrutar de las circunstancias en el Vendrell i rodalies.